Trips

Asturias, un destino slow para desconectar

No hace falta irse muy lejos para desconectar de todo. Al menos eso me pasa a mí...

Aunque cada verano vayamos a otro destino de vacaciones, siempre intentamos ir unos días al norte de España. Es una zona que nos encanta y que cada año nos gusta descubrirlo un poquito más.
Esta vez, queríamos empezar el curso con fuerza para afrontar nuevos proyectos personales y profesionales, por lo que decidimos irnos a finales de agosto a Busto, una aldea perdida en el campo asturiano y muy cerca de la costa al mismo tiempo, y así conseguir resetear y volver a casa con la mente tranquila y las ideas claras.

Fuimos sin planes. Tomamos la iniciativa de improvisar, de hacer lo que nos apeteciera en cada momento y fue todo un acierto. En ocasiones, cuando llegan las vacaciones nos llenamos de planes que hacer y al final acabas con una agenda más ocupada que el resto del año...

Así que nuestros días allí consistieron sencillamente en largos paseos por el bosque, en descubrir pequeñas playas solitarias, en comer bien y mucho... Estábamos muy cerca de Luarca, y casi todas las noches solíamos ir a cenar por la zona. Luarca es una pequeña villa marinera con muchísimo encanto. Es famosa por sus casas de indianos y por el precioso cementerio blanco al borde del mar, donde por cierto, está enterrado Severo Ochoa.

Aquí comparto algunas fotos de nuestro viaje,

Nos hospedamos en La casa de las Camelias. Ya os hablé de este hotel rural aquí y la verdad es que nos encantó. Super recomendable!

Con cariño,

Sonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información en USO DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies